jueves, 13 de junio de 2013

hmm

Hacía más o menos tres años que no escribía en el blog.

Convengamos que no soy la misma persona que era cuando lo empecé. En ese momento era un joven pero con vistas de ser adulto + la personalidad de un chico de 11 años. Emocionalmente inmaduro. Ponele. Igual aún, de alguna manera, lo soy. Pero bueno, cuando te pasás de maduro quedás muy six feet under, ¿no?

No, no sé. En fin, no hay entradas anteriores porque no. Tabula rasa, diría mi amiga Ayelén.

Y con mucha razón.